CAN GARROVER

Cuando entramos por primera vez en Can Garrover, casal ya con un centenar de años, antiguo teatro del pueblo, nos quedamos fascinados por el magnífico espacio, que con los años si había deteriorado por haber estado abandonado.

Ahora la intención era convertirlo en vivienda uni­familiar, pero sin perder en ningún momento la esencia de lo que fue, un teatro. Situado en la primera planta de la casa y el cual en la reforma pasa a ser el alma del proyecto ya que se propone conservarlo, tratándolo como patio de luz, de tal forma que quede como recuerdo.

En la casa encontramos dos fachadas, la principal que da la espalda al pueblo, pero es por donde se entra a la vivienda, y la que se abre al jardín con piscina, y deja que todas las habitaciones tengan acceso a ella.

Entramos a la vivienda por el gran portal de madera maciza, un pequeño hall que nos hace esperar mientras observamos el interior a través de la gran carpintería de hierro y vidrio. Un camino de adoquines de piedra caliza en el pavimento de microcemento blanco nos guía al exterior, pero una vez dentro, un gran arco en piedra de mares, típica de la isla, que se ha rehabilitado, nos da la bienvenida al distribuidor, que nos lleva a una serie de habitaciones en suite, las cuales todas ellas tienen salida al exterior.

En el mismo distribuidor se encuentra una gran escalinata la cual nos lleva a la primera planta. La zona de estar principal que ofrece un magnífico espacio de grandes dimensiones y doble altura, amplio salón con cocina abierta y zona comedor, creando un ambiente tipo loft con gran entrada de luz a través del patio, que anteriormente había sido el escenario del teatro.

La decoración neutra, sutil y relajada, llevada a cabo por la interiorista Maria Rosello, hace que el espacio mantenga su gran carácter. En esta planta también se encuentra la habitación principal, con baño en-suite y vestidor.

Desde esta primera planta encontramos en el exterior una gran escalera ya existente, la cual se rehabilito y se le incorporo una barandilla. Esta baja al patio adoquinado donde se encuentra la olivera que es y será gran protagonista, y nos da pie a la casa de la piscina, que a petición del cliente es una casa de invitados, situada en frente del jardín y la gran piscina.