BAL 429

En un edificio de los años 40 de la parte alta de Barcelona, encontramos este local esquinero en el que la empresa Green&Berry nos pide hacer un café degustación de sus saludables productos.

Una planta de unos 55 m2, separada en dos zonas por muros de carga, ambas con fachadas a cada una de las calles respectivamente.

La idea del proyecto era diseñar un entorno cómodo, relajado que fomentase el bienestar de tanto los clientes, como de los empleados, aplicando criterios WELL.

El programa del mismo se basa en disponer una zona principal de entrada, donde en un lado encontramos un gran mueble barra de servicio, preparación y exposición de producto, por otro otro lado una zona de barras y altas junto a las ventanas. Dichos ventanales se deciden actualizar, cambiando las carpintería exteriores por unas de acero elevable que permitan la degustación de los productos tanto en su interior como exterior al mismo tiempo.

En la otra zona se deciden disponer de la zona de aseos, así como un salón de café con mesas bajas.

Para unir ambos ambiente se decide utilizar por un lado un techo de paneles registrables realizados en madera de roble y rejilla de ratán, que permiten ocultar las instalaciones de clima y por otro realizar el revestimiento del mueble expositor y el de la zona de baños con una madera texturizada en color rosa.

Al ser un espacio con mucha luz natural, se optó por usar un microcemento tanto en suelo como en el zócalo alto de las paredes que hace un bonito contraste con los elementos de revestimiento rosa, esto combinado con los colores claros del mármol de la barra y la iluminación cálida puntual y especifica de cada zona, se consigue generar un espacio agradable, donde cliente junto con el producto son los protagonistas.